sábado, 4 de octubre de 2008

LA FLAUTA DE FUEGO

Este instrumento de viento inspirado en el Mimby etá de los Mbya (Guaraníes) pertenece a la familia de flautas pánicas. Fue desarrollado en la Provincia de Misiones, Argentina, por Karoso Zuetta, músico, poeta e investigador. Allí en su tierra natal descubrió este aerófono aborigen, obtuvo la cañas para su construcción y lo utiliza en sus primera producciones discográficas. A lo largo de dos décadas este artista oriundo de Oberá experimentó con las cañas, intentó diversos diseños para el instrumento y elaboró su técnica de ejecución. El resultado que obtiene es excelente. Desde lo musical, el Mimby Tatá, instrumento que dispone de más de 5 octavas de extensión en escala cromática, en afinación universal, ofrece una gama de posibilidades todavía inexploradas y que recién empiezan a materializarse con este trabajo que estamos presentando.
..." En el verano de 1983, en la Aldea de Perutí, escuché por primera vez el sonido del Mimby tata, instrumento que me sedujo inmediatamente. Fue donde sentí por primera vez la necesidad de investigar las posibilidades del instrumento y del takuapí.
En esos años solía tocar simultáneamente la guitarra y la armónica; pero, al observar las características de esta flauta Mbya, enseguida imaginé la posibilidad de diseñar un colgante que me permitiera reemplazar la armónica por un instrumento autóctono. Con una flauta que construí, en escala diatónica de 12 notas y el colgante adecuado, comencé a ejecutar simultáneamente ambos instrumentos como introducción o como intermedios melódicos de las canciones. Entusiasmado con los resultados musicales iniciales obtenidos, resolví profundizar mi investigación. Busqué en el monte tacuaras de los más variados diámetros y extensiones para completar una escala cromática.
Cerca de Oberá, en el centro de la Provincia de Misiones, en 1991, encontré un verdadero bosque de takuapí: al calor del fuego del sotobosque se habían secado sus raíces conservando una forma exterior perfecta. Con gran cantidad y calidad de materia prima emprendí la tarea de alcanzar la mayor extensión de notas posible. Al cabo de dos años conformé un instrumento de 44 notas cromáticas, yuxtapuestas en doble fila, cuya nota más grave (Mi) mide 50 cm. de largo, 2,5 cm. de diámetro y el espesor de la madera es de unos 2 mm., mientras la más aguda (Do) mide apenas 4,5 cm. de largo, 0,55 cm. de diámetro siendo el espesor de la madera inferior a los 0,7 mm. Actualmente la extensión de la escala se extiende a 56 notas.
La forma del instrumento, ligeramente cóncava hacia adentro, se consigue apoyando las cañas en un molde curvo al momento de fijar los puntos de unión. Siguiendo la disposición de notas de los teclados, la escala del Mimby tata asciende de izquierda a derecha del ejecutante en doble fila: las notas naturales (blancas en el teclado) constituyen la fila interior, las alteraciones (negras en el teclado) la fila externa..."

Porqué Mimby tata o Flauta de fuego?
Una vez encontrada la forma más eficaz de unir las notas de esta flauta inspirada en el Mimby eta y de comenzar a encontrar los recursos técnicos para ejecutar melodías, surgió la necesidad de nombrarla, es decir de encontrar una palabra que sintetizara el carácter y las posibilidades musicales de este original instrumento. Primero la llamé como su homónimo original Mimby eta, luego, para diferenciarla de ésta, la nombré Mimby Mbya; a partir del texto de Cabral Arrechea decidí llamarla Mimby tata o flauta de fuego, pues “... la propia palabra tacuara contiene en sí misma una conceptuosa indicación, sobre el lugar en donde se halla el fuego. Veamos... Ta: apócope de tata: fuego; kua: cueva y ra: en guaraní indica un estado potencial. Resumiendo... tacuara: cueva en donde se encuentra el fuego... para la época de la conquista el Guaraní lograba el fuego por fricción de un palo puntiagudo en una tacuara seca y partir de allí, dándole aire obtenía la llama”…

No hay comentarios: